“Me quedo con el cariño de todos los chavales que he tenido”

Rafa, hombre ligado al Écija Balompié desde hace más de 60 años, es la sexta entrega en el apartado ‘Qué fue de…?’. En esta sección intentaremos rendir homenaje a la historia viva del fútbol ecijano.

Hablar de Rafael Fernández López es hablar de la historia misma del fútbol en nuestra ciudad. Me cito con él a las 6 de la tarde, en su segunda casa, el Estadio San Pablo. Rafa aguarda mi llegada mientras observa a la primera plantilla ejercitándose en el verde del campo azulino. Yo, que posiblemente sea de los pocos ecijanos que no ha estado a sus mandos o que no he pasado por sus manos para la recuperación de alguna lesión muscular, le pregunto inocentemente que estoy buscando a Rafa Fernández. Ante la perplejidad de que alguien en nuestro querido pueblo no lo conozca, solo le queda lanzar un grito al aire llamando a un Rafa ficticio, provocando las risas generalizadas de los presentes en aquel momento. Tras esta metedura de pata, comenzamos a conversar sobre nuestra pasión en común, el fútbol.

Y es que cuando Rafa comienza a hablar de balompié, a uno solo le queda escuchar para no perder detalle de lo que narra. Un hombre que ha desempeñado todo los puestos posibles en un club de fútbol; portero, entrenador, secretario técnico, delegado… y que ha vivido todas las etapas del Écija Balompié en su historia, no en vano fue uno de los cofundadores del Recreativo Ecijano, predecesor del actual club. 6 décadas ligado al fútbol astigitano y en el que, con sus 74 años actuales, continúa realizando las tareas de quiromasajista para los jugadores de la cantera. Revivamos gestas pasadas y momentos épicos del fútbol local escuchando a una leyenda viva del fútbol astigitano en general, y del Écija Balompié en particular.

Juan Vicente Morejón.- @spirit_gonzo

¿A qué se dedica en estos momentos?

Pues soy el quiromasajista de todos los jugadores que están en la cantera del Écija Balompié. Todos los días desde las 5 hasta las 6 estoy aquí en el campo para atender a todos los jugadores que hayan tenido alguna lesión muscular. Además cuando ha hecho falta, he echado una mano a los fisioterapeutas del primer equipo.

Supongo que tendrá mucho trabajo…

Pues sí. Ten en cuenta que son 6 equipos de cantera, con cerca de 150 chavales, a los que atiendo. Algunas semanas son pocos los que vienen, pero hay otras que no paro. Además cuando hace falta también atiendo a los chavales del Écija Club de Fútbol.

Son muchos años ligados al Écija. ¿Cuándo comenzó su andadura en el club?

Etapa como delegado. Foto: M. Porcel
Etapa como delegado. Foto: M. Porcel

Son muchísimos años, donde he vivido de todo y en todos los puestos posibles. He sido jugador, entrenador del primer equipo y de equipos de cantera, delegado, secretario técnico, coordinador… De todo vamos. Aunque el Écija Balompié se fundó en el año 1939, este equipo solo duró dos años. Cuando yo empecé a jugar al fútbol, en Écija no había un equipo que representara a la ciudad. Había equipos de barrios que jugaban una liga local. Fue cuando entre algunos amigos y compañeros decidimos fundar el Recreativo Ecijano, que jugaba en el campo de San Cristóbal. En ese equipo siendo yo juvenil, ya era el portero titular. El equipo se federaría cuando ascendió a Tercera y cambiaría su nombre por el Écija Club de Futbol. Lamentablemente este equipo también desaparecía en 1965. Sin equipo en mi ciudad, jugaría en Utrera y Carmona, para finalmente volver a Écija con la fundación en el año 1967 de nuevo del Écija Balompié. En mi vuelta ya compaginaría la portería con la función de entrenador, a pesar de tener solo 27 años. Recuerdo que en aquella época yo era el que jugaba los partidos de fuera de casa, y los partidos locales se los dejaba a Miguel Alcántara para no cortar su progresión. Seria en el año 72 cuando definitivamente colgaría los guantes y me dedicaría a otras tareas del club.

¿Y cómo era Rafa Fernández como portero?

Todo el mundo decía que era un portero valiente. No en vano por esta valentía tengo dados en la cabeza 70 y tantos puntos. Me tiraba a los pies de los delanteros. Hoy día los porteros salen con miedo o sino con la rodilla por delante para protegerse.

Una vez que colgó los guantes, ¿de qué parcela deportiva se ocupó?

Yo estaba con los chavales, pero cuando algún presidente echaba algún entrenador, pues acudía a mí para que dirigiera al equipo. En 12 ocasiones tuve que dirigir al primer equipo. La última fue cuando el equipo militaba en Tercera, antes de los ascensos a Segunda B y Segunda.

De todos los cargos que ha ostentado, ¿con cuál se queda?

Como se disfruta más, es sin lugar a duda en el campo, como futbolista. Eres más participe de los éxitos y fracasos. Esto no quiere decir que en las demás más facetas no haya disfrutado. Lo que viví como delegado es indescriptible, pues era cuando el equipo militaba en Segunda, y poder sentarte en estadios como el del Athletic, el del Madrid o el del Gijón, es algo que no haces todos los días. Aunque como digo, todo lo que he hecho lo hice con la misma dedicación. Eso como recuerdos, pero como experiencia de vida, sin ningún lugar a duda con el cariño y amistad de los chavales y compañeros que he tenido en el fútbol.

Y al mundo de la fisioterapia, ¿cómo llegó?

Yo prefiero denominarme como quiromasajista, pues para ser fisioterapeuta hay que estudiar una carrera. Yo tengo mi titulación desde el año 2000, pero es algo que he realizado durante toda mi vida. Aquí ha habido muy buenos fisioterapeutas, pero algunos han llegado con la carrera terminada y sin experiencia, y no sabían por dónde empezar. Es importante la teoría, pero más la práctica. Ahora es lo que hago y me gusta. Y aunque no estoy aquí 24 horas, a mí me han llamado futbolistas, deportista y ex jugadores para que les mire una lesión muscular, y los he atendido en mi casa. Lo hago porque es algo que me gusta.

Es toda una vida dedicada al fútbol, ¿concibe una vida alejado del balompié?

No. Yo estaré aquí siempre que yo pueda y sigan contando conmigo. Yo no quiero ser un mueble. Hay que atender a los chavales, y yo encantado. El fútbol no es solo dar patadas a un balón; es el compañerismo, la generosidad, el sacrificio, la amistad, el cariño, charlar con los chavales… Es algo que no se puede pagar.

Usted que ha dirigido a chavales y a jugadores senior. ¿Qué equipos prefiere dirigir?

Con la edad que tengo, a chavales. Hace unos años te diría que a equipos senior. De todas formas son sensaciones diferentes. A los jóvenes los formas y le das un aprendizaje, mientras que a los mayores busca su motivación.

De todos los jugadores que usted ha conocido y que han militado en el Écija, ¿con cuál se queda?

Muy fácil, sin duda, Gordillo. Rafael, campo donde iba, menos a Pamplona donde le pitaban, campo donde tenía que subir al palco para firmar autógrafos y hacerse fotografías. Y aunque aquí ya vino al final de su carrera, era una maravilla. Para muestra el gol que le hizo al Alavés, sombrero al defensa y golazo por la escuadra. Recuerdo que por aquellos tiempos Clemente era quien dirigía la selección, y las grandes actuaciones de Gordillo, hacía que uno de los cánticos fuera Clemente, cab.., Gordillo selección. Después futbolistas locales, pues muchos. Antonio Pedraza que era un crack, Juan Ramón que era un león en defensa o Jonathan que técnicamente era de lo mejor que he visto.

¿Y cómo entrenador?

Pues igual de fácil. Chaparro. Hoy día se lleva mucho lo de delegar en ayudantes algunas funciones de la preparación de los jugadores. Chaparro las llevaba todas él. Era un perfecto motivador. En los grupos hay que buscar que haya un buen ambiente, pero sobre todo que haya competencia entre los jugadores. Si tienes futbolistas motivados, el equipo rinde mucho más. En esto Chaparro era el mejor, y prueba de ello es que el equipo que el grupo que formo en Tercera fue el que subió a Segunda. Jugadores como Quino, Casado, Fede… llegaron al equipo en Tercera y lo subieron a Segunda, gracias a Chaparro. En el rendimiento final de un equipo, tiene un papel fundamental el entrenador.

Usted habrá visto también muchos chavales que prometían mucho, pero al final se quedaron por el camino. ¿Por qué no llegan esos futbolistas?

Entre los 15 y 18 años son muchísimos los futbolistas que se pierden. No se tienen clara las prioridades. Un futbolista es también una persona, tiene que salir y tener una vida normal, pero después hay que saber respetar horarios y esforzarte cuando tienes que hacerlo. Yo tuve un equipo de cantera que ganaba todos los partidos por goleada. Un equipo de muy buenos jugadores y motivado, pues era capaz de entrar en los vestuarios ganando 10 a 0, y meter otros 10 goles en la segunda parte. Pues bien, de ese equipo son varios los que llegaron. Un ejemplo es el de Úbeda y Toni, este último en el Getafe B. Otros lamentablemente se quedaron por el camino por no tener claras las prioridades. Una lástima.

Equipo de los records. Temporada 2004/05
Equipo de los records. Temporada 2004/05

Pero además de la dedicación, ¿hay que tener algo más?

Si. La técnica se perfecciona, pero si no hay técnica no se puede hacer nada. Es algo con lo que nace el futbolista, no se puede enseñar. Después hay que perfeccionarla.

Y el fútbol de ahora, ¿es mejor o peor que el de antes?

Ha mejorado muchísimos. Es mucho más técnico y físico. A esto hay que añadir los adelantos en la indumentaria y en los balones. En mi época era impensable darle efecto al balón. Balón que si se mojaba era una piedra. Se ha mejorado muchísimo. Eso también hay que aplicarlo en los sistemas de entrenamiento, preparación y demás facetas.

¿Suele ver mucho fútbol?

Al primer equipo lo veo todos los partidos en casa. A los de cantera desde que mi amigo Miguel Alcántara se encuentra hospitalizado, no me gusta ir, pues siempre iba con él. Después fútbol por la televisión me gusta verlo, pero en casa. No me gusta ir a bares, pues muchas veces están aficionados que van más a incordiar que a ver fútbol. Soy aficionado del buen fútbol, pero de ningún equipo más que el Écija. Los ecijanos y los sevillanos somos seguidores del fútbol arte.

¿Y qué le parece la situación del equipo este año?

Muy mal. Para mí el equipo estaba descendido desde primera hora. No se confeccionó una plantilla para la permanencia. Sé que no hay dinero, pero hay que saber vender el proyecto para que haya más aficionados, y por lo tanto más dinero. Yo estoy concienciado de que el equipo descenderá a Tercera, solo espero que el club haga un equipo competitivo para la próxima temporada. Lo que más temo es que el año que viene no haya dinero, y el Écija Balompié se convierta en uno más de lo clubes desaparecidos.

PropellerAds
Print Friendly, PDF & Email

Un comentario sobre ““Me quedo con el cariño de todos los chavales que he tenido”

  • el 2 abril, 2014 a las 04:47
    Permalink

    Simplemente, historia viva del ecijanismo. Me quedo con su frase “Soy aficionado del buen fútbol, pero de ningún equipo más que del Écija”… en estos tiempos donde parece que el personal se avergüenza de ser del equipo de su pueblo, él lo pregona bien alto. Chapó.

    En cuanto a la última pregunta… respuesta contundente, sin medianías o pelos en la lengua. Respuesta firme de quien no le debe nada a nadie, ni mueve la boca para decir las palabras que otros le dictan. Rafa, un ejemplo a seguir.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA DE COMENTARIOS: Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.
Responsable: Jesús Rivera | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento. Por favor lea nuestra Política de privacidad antes de comentar.