Ahora o nunca

Un fiel seguidor del Écija Balompié y un habitual en los artículos de opinión llama a levantarse ante lo que puede ser la debacle del club.

Centurión.- @Centurion_Ecija

Temporada 91/92, el Santaella C.F. equipo de la campiña cordobesa fundado en 1973 y que por aquel entonces militaba por 4 campaña consecutiva en el grupo X de 3 división, finaliza en 19 posición. El descenso deportivo y los insostenibles problemas económicos acaban con la entidad. Y con el fútbol senior de mi localidad hasta la fecha.

Yo por aquel entonces, socio del club de mi pueblo, tuve que «buscarme» un nuevo equipo. Me negaba a no poder ver fútbol cercano (el de toda la vida), que personalmente es el que más me gusta y me hace vibrar. Y el Écija Balompié fue el elegido… ¿la razón?, había visitado en varias ocasiones el San Pablo (habitualmente cayendo derrotado), pero la verdad es que me maravillaba que el terreno de juego de un conjunto a poco más de 20 km de mi pueblo y con solo una temporada más en 3 no fuese un pedregal de ¿albero? desnivelado como el vetusto N S del Valle, sino un tapete verde (para mí una alfombra). Sí, quizás fuera una razón superflua… aunque comprensible en aquella edad. Pero sobre todo lo que me encandiló definitivamente fue la afición del equipo astigitano, que siempre llevaba en volandas a sus jugadores. En las buenas y en las malas. Y yo sin lugar a dudas quería formar parte de aquello.

Aquel junio de 1992 y frente al Talavera C.F. el Écija Balompié consiguió de la mano del mítico Paco Chaparro el ascenso a 2B, al tiempo que los santaellanos caían en un abismo del que nunca salieron. Pero a día de hoy, más de 25 años después, aún «ondea» el banderín del Santaella C.F. en la sala de trofeos azulina, cual recuerdo peremne de una gesta. Y los «más viejos» de mi pueblo todavía narran a sus nietos que dicho equipo llegó a militar en 3 junto al todopoderoso Écija Balompié, tercer equipo sevillano. Incluso que alguna vez hasta les lograron ganar. Doy fe de ello.

Pasó el tiempo y este que escribe se fue haciendo un habitual de los partidos del Écija, viviendo (ya desde la distancia de los madriles) sus éxitos, y bajando a vivirlos cuando la edad y circunstancias me dieron para ello permiso. Por ejemplo, su consolidación en la división de bronce española, el ascenso frente al Levante U.D. a 2A en la 94/95, el enfrentamiento en Copa contra el Real Madrid la 06/07, la extraordinaria temporada 07/08, rozando el ascenso a la división de plata o el regreso a la 2B frente al C.D. Olímpic de Xátiva. Lógicamente también hubo decepciones y fracasos… deportivos y económicos… propiciados estos últimos por «empresarios» ecija nos y algún innombrable valenciano. Pero me quedo siempre con lo positivo.

No voy a entrar en lo que ya sabemos con nuestro actual presidente surcoreano. Prácticamente todo, por ser suave, se ha hecho mal desde que aterrizó en tierras ecijanas, sobre todo esta aciaga temporada. Desde el principio. Y de nuevo estamos con el agua al cuello en lo económico (aunque parece que en lo deportivo sacamos la cabeza gracias a unos futbolistas que se están portando de diez). Mi esperanza es esa, no quiero volver a vivir una desaparición por segunda vez. No me puedo creer que eso suceda, pero siento que está más cercana que nunca. Hemos visto «las orejas al lobo» demasiadas veces estos últimos años, pero me temo que esta es, con creces, la peor… y lo sabemos.

Titulaba estas reflexiones como «Ahora o nunca», porque es ahora cuando la masa social tenemos que dar el paso. Un paso comandado por el tejido empresarial ecijano, para que el club vuelva a las manos de donde nunca debió salir. Tenemos empresarios fuertes y que han mamado Écija Balompié desde la cuna. Yo confío en ellos. No nos pueden fallar y no nos van a defraudar.

Pero también es verdad que el «aficionado de a pie», donde me incluyo, tenemos que echarles una mano en la medida de nuestras posibilidades.

Yo apelo a que cada uno de vosotros, socios y aficionados del Écija, dedique unos minutos hoy para recordar aquello que este club le ha dado. Las alegrías vividas, los momentos compartidos en el San Pablo y en los desplazamientos junto a la familia y amigos, los años como canteranos o miembros del primer equipo. Y sobre todo lo que disfrutaron nuestros seres queridos ya ausentes, con este deporte a nuestra vera. Ochenta años no pueden borrarse de tu memoria, amigo lector, compañero de fatigas. Se lo debemos al Écija Balompié.

Hagamos un esfuerzo y compremos las acciones de esta S.A.D. para zanjar la deuda de la entidad. El Écija se desangra a caños. Pongamos, por ejemplo, 3.000 € cada uno de nuestro bolsillo y comprometámonos con el proyecto. Yo el primero. Aún estamos a tiempo. Volvamos a resurgir y callar las bocas de los que ya nos dan por muertos y enterrados. Hagamos un nuevo Écija Balompié que sea de la ciudad y de sus gentes. GENEREMOS ILUSIÓN. No puede ser el final.

¡¡¡¡¡SIEMPRE ECIJA BALOMPIE!!!!!

PropellerAds
Print Friendly, PDF & Email

Un comentario sobre “Ahora o nunca

  • el 10 enero, 2019 a las 12:48
    Permalink

    3000 euros dice… Quien tiene 3000 euros en estos tiempos…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA DE COMENTARIOS: Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.
Responsable: Jesús Rivera | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento. Por favor lea nuestra Política de privacidad antes de comentar.