Advertisements

“Muy contento con mi carrera, sólo me quedó ascender a Segunda”

El goleador Moncho es el tercer protagonista en el apartado ‘Qué fue de…?’. En esta sección intentaremos rendir homenaje a la historia viva del fútbol ecijano.

A la hora de hablar de Ramón Aragón Blanco “Moncho” (Cádiz, 1976) podríamos explayarnos en las 13 temporadas que ha estado en Segunda B defendiendo los colores de 7 equipos diferentes o en sus más de 400 partidos en esta categoría donde anotó decenas de goles . Pero sinceramente, Moncho fue mucho más que eso. El ex jugador gaditano es el arquetipo de futbolista que se está perdiendo. Ese que desde que se pone la camiseta de un equipo la defiende como si le fuera la camiseta que se ponía cuando era infantil, ese futbolista que lo que realmente le mueve es el amor por este deporte. Prueba de ello es que equipo por donde ha pasado, afición que lo ha aplaudido. Moncho fue eso, un futbolista de raza. Y para este trotamundos que ha perforado porterías en donde ha jugado, si tuvo una segunda casa, esa fue la del Écija Balompié. En la entidad azulina estaría 5 temporadas donde hizo goles de todos los colores y donde vivió situaciones de todo tipo.

Juan Vicente Morejón.- @spirit_gonzo

¿Para la gente sigues siendo Moncho o eso es ya el pasado?

No, no, yo he sido Moncho desde chico. No es un apodo que me venga del fútbol. Para todo el mundo soy Moncho.

Una vez que te retiraste en la temporada 2011/2012, ¿a qué te has dedicado?

Pues ya cuando estuve allí en Écija compaginé el fútbol con los estudios de la diplomatura de Relaciones Laborales en Osuna. Como sabes el tema del derecho laboral es algo que ha cambiado mucho en los últimos tiempos, por lo que estoy intentando ahora es ponerme un poco al día y reciclarme haciendo cursos que me ayuden a tener una mayor formación. Por suerte el fútbol me trató muy bien, y con el dinero que gané hice inversiones que me han permitido que me encuentre en una situación desahogada económicamente y no me he visto en la necesidad de tener un trabajo fijo, aunque en el futuro me gustaría. Además recientemente he tenido dos mellizas, que hace que gran parte de mi tiempo sea el de cambiar pañales.

¿Fue muy difícil el compaginar el fútbol con los estudios?

2014-02-14_23h0t3_07
Moncho junto a su compañero Barrios. Foto: M.A. Barrios.

La verdad es que sí. Yo era de los que nunca faltaban a clases, yendo todos los días a Osuna. Por las mañanas a entrenar y por la tarde a clases. Con eso me quedaba poco tiempo para dedicarme al estudio de las asignaturas, que hacía que muchos días me acostara cerca de las dos de la mañana. Aún así conseguí sacarme la carrera en los tres años. Empecé a estudiar Derecho en Jerez, pero al estar tan lejos no podía ir a las clases y lo tuve que dejar. Ya estando aquí fue cuando me comentaron la oportunidad de estudiar en Osuna y para allí que fui.

Una vez colgaste las botas, ¿has tenido alguna vinculación con el fútbol?

Suelo ir todos los domingos que hay partido al Carranza. Además todos los lunes participo como contertulio en Canal Sur Radio Cádiz, donde hablamos de la actualidad del equipo amarillo y donde intento ser lo más benévolo posible con los futbolistas.

¿Volviste a tu tierra natal?

Sí, he vivido en muchos lugares pero mi casa es Cádiz. Tenía claro que cuando terminara con el fútbol volvería a mi tierra.

Aunque ya tenías una edad en la que muchos futbolistas se retiran tu motivo no fue este, ¿no es cierto?

Es cierto, fue debido a una lesión en el tobillo izquierdo. Me operaron y fue durante la recuperación cuando los médicos me dijeron que no podría volver a jugar al fútbol.

Has militado en multitud de equipos, pero donde estuviste más años fue aquí en Écija. ¿Fue tu mejor etapa como futbolista?

Sin duda fueron años muy importantes para mí. Maduré como persona y como futbolista. Me dieron una estabilidad que no había tenido hasta ahora, que me hizo crecer profesionalmente.

2013-07-22_16h49_38
De pie: Cardoso, Arrue, Juan Ignacio, Juanlu, Montero y Zabala.
Agachados: Camacho, Bomba, Moncho, De la Torre y Ángel Álvarez. Temporada 2002/03.

En Écija viviste uno de los momento más delicados de la historia reciente del club con el encierro de los jugadores por temas económicos. ¿Cómo fue?

Fue mi primer año. Recuerdo que la primera comida la tuve con Rafael Gordillo que por aquel tiempo formaba parte de la directiva. Una vez pasado el verano, Gordillo salió, y se creó un vacío de poder que no sabíamos a quién acudir. Los de fuera como era Aramburu, Cachorro o yo nos alojábamos en el Hotel Astigi, donde se portaron muy bien con nosotros teniendo en cuenta lo delicado de la situación que vivimos. Por aquel entonces José Luis Montes formaba parte de la Secretaria Técnica, aunque después cogería el equipo tras la destitución de González Flores. Recuerdo que nos fuimos de vacaciones tras el último partido ante el Águilas y cuando volvimos fue cuando decidimos encerrarnos. Algunos jugadores decidieron irse, y como nos dijo el difunto José Luis Montes, solo los más fuertes aguantaríamos. 16 días estuvimos encerrados hasta que un empresario decidió sacarnos del encierro, aunque después tampoco pagó. Aguantamos hasta final de temporada y salvamos al equipo. Después llegaría Pepe Herrainz y Manolo Morejón, con el que coincidí la última temporada y con el que acordé salir si había una mejor oferta en lo económico y en lo profesional. Y así fue, como me llego esa oferta, Manolo Morejón que era una persona de palabra, llegamos a ese acuerdo. La verdad es que se portó muy bien conmigo.

¿Por lo tanto un recuerdo positivo de tu etapa aquí?

5 años allí, llegar siendo un niño con 22 y salir convertido un hombre. Fue etapa que me marcó. Además conseguimos hacer un grupo espectacular, que después sería la base de los 5 siguientes años. Guardo muchos recuerdos de esa época. Recuerdos y amigos, pues sigo parando mucho por allí. No en vano tengo mi otra familia que es la que me dio Mari Carmen de Mari Carmen Novias, que se portó conmigo como si fuera su hijo, y me ayudó cuando pasamos esas dificultades económicas. También hablo con Antonio de la Antigua. Mantengo bastantes amigos.

Una vez que echas una mirada atrás, ¿supongo que esbozaras una sonrisa con todo lo vivido?

Pues sí, son 12 años en Segunda B donde he tenido mil y una vivencias. Además me ha dado la oportunidad de conocer campos como el Camp Nou, Mestalla o el Benito Villamarín. Ahora desde la lejanía, muy contento, porque he disfrutado del fútbol y también con un poquito de nostalgia.

Moncho calentando en el Camp Nou. Foto: Facebook
Moncho calentando en el Camp Nou. Foto: Facebook

¿Te quedó alguna espinita clavada?

Posiblemente conseguir un ascenso a Segunda A. Lo tuve cerca el año del Linares y también con el Portuense, pero no pudo ser. Por lo demás muy contento con haber disputado esos más de 400 partidos en la Segunda B.

De tu etapa aquí en Écija, ¿tienes alguna anécdota graciosa que nos puedas contar?

Anécdotas muchas. Con Adelino, Villasanta… Recuerdo una con el primero en el que lo tiramos al suelo, y él se levantó, cogió un cuchillo y empezó a correr detrás mía diciendo que estaba loco y que me iba a matar. Siempre estábamos riéndonos. Hace poco me llamó, como no, para pedirme una camiseta. La verdad es que recuerdo esos años con mucho cariño.

Sigues la actualidad del equipo, ¿Qué te parece?

Si la sigo por internet y estoy al tanto. Sé que ha habido un cambio de directiva y que se han traído 13 o 14 futbolistas que es una renovación importante. Vi el partido que jugó en Carranza, y la verdad es que el equipo dio una buena imagen a pesar de la derrota. Espero que todos estos cambios sean para bien, y el equipo pueda mantener la categoría un año más.

Advertisements

Se recomienda un uso moderado en los comentarios. Esta web se reserva el derecho a admitir y/o denegar los comentarios vertidos por los usuarios.