Opinión | Una muerte agónica

Foto: ED
Foto: ED

Esta es la situación que sufre el Écija Balompié Sociedad Anónima Deportiva en estos momentos. Al desamparo de todo, una temporada para calificarla como de vergonzosa para arriba y unos dirigentes que han demostrado lo que son en este tiempo.

Jesús Rivera.- @jesusrinu

En aquel Agosto de 2010 los “innombrables” desaparecían de la ciudad, solo con el rastro de haber desmantelado un club de arriba a abajo sacando caja temporadas atrás, saqueado tanto en mobiliario de oficina, como un césped inerte o vestuarios como pocilgas… Llegó un grupo de ecijanos con José Luis Soto a la cabeza para salvar al club azulino a días de empezar la competición. Tres temporadas difíciles, donde la directiva estuvo a la altura de las circunstancias económicas, donde con esfuerzo y trabajando codo con codo se hacía lo impensable para sacar esto adelante. Jugadores sin nombres que decidían aterrizar en San Pablo para tener el trampolín deseado, donde los cobros y las formas a empleados y futbolistas eran ejemplares. Por decirlo así, el Écija Balompié marcó una tendencia en el fútbol español, donde gastaba únicamente lo que tenía e hizo un escaparate para muchos.

Todo queda desvanecido en una temporada, solo una temporada donde las cosas no cuadraban desde aquella presentación para la captación de abonados en San Pablo de la temporada 13/14, marcada por el 75 cumpleaños. Recuerdo un momento donde el amigo Fernando Domínguez preguntó a Soto por el recorte de presupuesto a lo que éste contestó… “no es el momento ni el lugar para hablarlo”, replicó Domínguez “¿¡donde mejor que delante de una afición que espera tenerla como abonada!?”. Desde ahí, se configuró una campaña para los restos, jamás pensé que pudiera llegar a ocurrir lo que he visto en esta entidad, estando por ver lo que pueda ocurrir más. Se dejó en manos de un Don Nadie, que pareció no mover los nuevos hilos, tuvo que salir a la palestra otro de los culpables de la situación. Jugadores que son de todo menos futbolistas, médicos que no son licenciados, entrenadores que no lo son y por último presidentes que no tienen ni vergüenza.

Gracias a todos ellos por jugar con la poca afición que tiene el club, la poca y real afición del Écija Balompié. Porque para mí por ejemplo, la gran mayoría de los que viajaron a Madrid para ver un partido de Copa del Rey, para mí jamás serán aficionados del Écija Balompié.

PropellerAds
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA DE COMENTARIOS: Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.
Responsable: Jesús Rivera | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento. Por favor lea nuestra Política de privacidad antes de comentar.