Antonio Torres: «El cariño que le tengo a Écija es grandísimo»

Torres, ex lateral diestro del Écija Balompié, recuerda la eliminatoria ante el Real Madrid con mucho anhelo.

Antonio José García Muñoz, conocido como “Torres” nació hace 46 años en Linares (Jaén). Actualmente es entrenador del C.D. Torreperogil, conjunto que milita en el grupo noveno de Tercera División. Este ex jugador es el protagonista en el día hoy tras su paso por el Écija Balompié durante dos temporadas, en la 2005/06 y en la 2006/07, siendo un fijo en el lateral derecho.

La actualidad con este maldito virus nos impide, entre otras cosas, disfrutar del fútbol. ¿Cómo estás llevando la situación en casa?

“Supongo que como todo el mundo. En casita, tratando de salir lo menos que podamos a la calle, sobre todo para intentar cuidar a nuestras familias; nuestros padres, abuelos… Deseando que pase todo porque está claro que la situación, pocos nos podíamos imaginar hace unos meses. Como se suele decir por ahí ‘éramos ricos y no lo sabíamos’. Fíjate cómo tenemos la vida a día de hoy, y cómo nos ha cambiado todo. Esperemos que con la llegada de una vacuna, y que no tarde mucho, porque creo que es la única forma que hay”.

La RFEF ya se ha posicionado, y la liga concluye para el Torreperogil, al terminar en la decimotercera plaza con 34 puntos, ¿qué balance puedes hacer?

“Para nosotros era un año exigente, un año duro porque la igualdad era máxima. Estábamos haciendo las cosas muy bien y teníamos una distancia de puntos bastante considerable respecto al descenso, para un equipo humilde como el nuestro. La RFEF ha creído conveniente dar por terminada la temporada, hay que acatarlo e intentar ver las medidas que se toman, porque para este año está bien, pero si el año que viene quieren meter una categoría nueva, está claro que al fútbol amateur lo va a hacer más pobre de lo que ya era. Esperemos que rectifiquen y vean que esa solución para el fútbol modesto es un auténtico calvario, que sería enterrar a auténticos equipos y enterrar prácticamente al fútbol modesto”.


“Juan Ramón fue uno de los que aconsejó mi fichaje”.


Estando en el filial debutaste en Primera División con el Real Zaragoza en El Molinón, ¿cómo fue aquello?

“Casualidades de la vida fue el mismo campo donde debutó mi padre con la camiseta del Sevilla. Con la cantidad de campos que hay, los dos debutamos en Primera División, con camisetas diferentes, pero en el mismo estadio. Es un bonito recuerdo para los dos”.

Cuando fichaste por el Écija venías de jugar tu segunda etapa con el Real Jaén, ¿cómo se fraguó tu fichaje para venir a San Pablo y qué referencias tenías del Écija?

“Referencias por amigos comunes que tenemos en Écija; Antonio Pedraza, coincidí con Juan Ramón -fue uno de los que aconsejó mi fichaje- en el Jaén. A él lo llamaron e hizo de puente con el técnico que en su día era Miguel Rivera. Era un equipo que estaba consolidado en la Segunda División B, que venía haciendo las cosas muy bien dentro de la humildad que había en cuanto presupuesto, pero esos años los recuerdo de una manera increíble porque me divertía mucho jugando al fútbol. Fueron dos años maravillosos; el primero estuvimos rozando el poder jugar el play off, que era, como digo, un equipo muy humilde, con gente que venía de otros equipos sin jugar, otros que habían pasado un año malo, otros saliendo de lesiones, y logramos hacer una temporada increíble, ganando en Jaén 0-4, en Córdoba 2-4, y sobre todo la manera de hacerlo. Era un equipo que jugaba muy bien al fútbol. El segundo año fue un año maravilloso y lo que más nos llama la atención a todos pues fue la eliminatoria contra el Real Madrid, y la manera con la que se vivió el fútbol ese año. Tengo unos grandísimos recuerdos”.

En la TV local están emitiendo partidos históricos del Écija, la semana pasada emitió el choque en Jaén y para la siguiente está programada la remontada en Ceuta, ¿cómo lo recuerdas y qué te parece esta iniciativa?

“Maravilloso. Todo lo que sea recordar épocas buenas y que la gente pueda valorar con el tiempo todo lo que se hizo pues, para los que hemos vestido esa camiseta, … a día de hoy sigo siendo un ecijano más desde la distancia y lamentando toda la situación que se está viviendo, porque fueron 2 años en el cual me sentí como en casa, el trato con la gente, la cercanía; encima en lo deportivo se vio acompañado de buenos resultados, y todo lo que sea recordar aquella época maravillosa pues ojalá que pueda ver esos partidos porque sería un espectador más. El cariño que le tengo a Écija es grandísimo. Desde luego siempre lo llevaré en el corazón”.

Se me viene a la mente, de esa temporada 2005/2006, el último partido de liga, que se jugó en El Arcángel y donde se ganó 2-4, con una excelente actuación. Se le arrebató al Córdoba la quinta posición, ¿cómo vivió la plantilla aquel momento?

“Era para nosotros un partido trascendental porque nos estábamos jugando entrar en Copa del Rey. Era un partido encima fuera de casa, ante el Córdoba, que tenía otro auténtico equipazo. Recuerdo que nos íbamos a jugar esa plaza con ellos, necesitaban ganar y nosotros también. Fue llegar a El Arcángel, que había gran cantidad de aficionados del Écija. Estaban montando incluso la feria, porque comenzaba esa misma semana en Córdoba, lo recuerdo todo como si fuese ayer. Recuerdo durante los 90 minutos el espectáculo que dio el equipo. Me parece que fue 0-4, en un campo y ante un equipo como el Córdoba. Es algo histórico, ellos recortaron distancias en los minutos finales. Fue un resultado para nosotros que nos dio todo para disputar una Copa del Rey. Quién iba a pensar en esos momentos lo que el futuro nos iba a deparar. Así que lo recuerdo perfectamente. Sobre todo lo que recuerdo, por encima de los goles y las victorias, fue la manera de conseguirlo. Era un equipo que jugaba muy bien al fútbol y todos los que fuimos partícipes de aquellos años nos divertíamos como pocas veces lo hemos hecho a lo largo de nuestra carrera”.

Al año siguiente, la ilusión se apoderó de la afición en esos partidos coperos que se dio el caso que se jugaron todos como local, ¿cómo recuerdas aquellas noches?

“Todo comienza de pegar un ‘pelotazo’ gordo y de soñar, lo ves lejos, pero es cierto que tuvimos la fortuna de jugar las eliminatorias a partido único, que siguen siendo, y de jugar como locales, que te otorga una ligera ventaja. Y recuerdo, de una manera muy lejana, pues participando la gente que menos minutos estaba disputando, para compensar esos minutos con respecto a la liga. Recuerdo el primer partido (ante el Villanovense) que fue una eliminatoria muy igualada, no recuerdo si fue ese marcador 3-1 (fue 2-1) pero sí recuerdo que el equipo hizo un gran partido y dimos ese pasito. En la segunda eliminatoria ya empiezas a ver el sueño más cerca, que también se jugó otra eliminatoria tremendamente disputada, ante un grandísimo equipo (Real Unión Club), y la tercera, que es la que uno mejor recuerda, pues fue contra el Eibar. Me parece que ellos iban líder de su grupo, con un auténtico equipazo, y recuerdo a San Pablo, que estaba a reventar, y en esa tanda de penaltis pues agónica porque fue 0-0 el partido. Tuve en ese momento la fortuna porque marqué en esa tanda de penalti, ese primer penalti que recuerdo. Después Raúl Pichardo, Requena, José Vega y Paco Luna”.

La afición disfrutó de los lindo en aquella época, ¿qué nos podrías decir de ese hermanamiento entre equipo y afición?

“Sobre todo emoción porque te devuelve a una época muy bonita. Se vivía el fútbol en Écija con una manera increíble, pero todo era muy familiar. Sin esos intereses que hay hoy en día en el fútbol, que vayas donde vayas siempre hay intereses, pero recuerdo aquella época tan bonita y por el cariño que siempre nos daba esa afición, era un ambiente cercano y familiar. Si los resultados no acompañaban eran los primeros que no se escuchaba una queja sino que te levantaban y era una unión muy bonita. Era uno de los secretos: la unión entre afición y equipo, que nos llevó en volandas hasta momentos duros, en partidos tremendamente igualados y otros con partidos bonitos que nos hicieron soñar como en estas eliminatorias. Recuerdo San Pablo a reventar porque sabían que después de ese partido había un sueño, y entre todos pues luchamos por conseguirlo”.


“Dos años maravillosos que recordaré siempre”.


Toda Écija tiene el gol de Nolito metido en la retina, pero lo cierto es que vino de una muy buena jugada colectiva. Precisamente, le metiste el centro al de Sanlúcar, ¿qué recuerdos tienes de aquel gol y del ambiente que vivió la ciudad durante toda la jornada?

“Es lo que todo jugador sueña, enfrentarte a uno de los ‘grandes’: el Madrid o el Barcelona. En este caso fue el Real Madrid y encima fue a doble partido para que todo ese sueño durase mucho más y poder pisar el Santiago Bernabéu. Pero recuerdo el ambiente que había en Écija; esa grada supletoria, esas colas por sacar una entrada, ver la convocatoria para ver qué jugadores venían, y luego del partido recuerdo un chaparrón tremendo antes del comienzo del partido. A nosotros que jugábamos nos daba igual, pero nos daba un poquito de pena por la gente, por los niños, por toda la afición. En esos partidos todo vale, da igual. Lo que quieres es disfrutar. Luego, durante los 90 minutos, pienso que fue un Écija superior al Real Madrid. Hicimos las cosas muy bien, que merecimos mucho más, no dejamos de insistir. Además jugando muy bien. La jugada del gol empezó por banda izquierda, que llegó a la derecha, donde Pedro -que a día de hoy me parece que sigue viviendo allí- jugó con Requena, que era un interior derecha de los jugadores que más me he entendido, me dio un pase en profundidad para al primer toque dar un centro a Nolito con el acierto, tras pegar en el palo, rebotó en la espalda de Diego López. Pienso que se hacía justicia porque luego Requena, en los minutos finales, tuvo otra oportunidad para haber ganado el partido. Era un premio que todos teníamos”.

Llegaste a jugar tanto en el partido de ida como en el de vuelta, ¿cómo fue jugar en el Santiago Bernabéu ante unos 7.000 ecijanos en las gradas?

“Fue todo muy llamativo. Cuando ocurren este tipo de partidos que desde que sales del campo del Écija todo es diferente. La gente que te está despidiendo, hay cámaras por todos los sitios. Nosotros acostumbrados a viajar en autobús y ese partido viajamos a Madrid en AVE desde Córdoba. La llegada al Santiago Bernabéu desde que sales del hotel, e incluso hay imágenes que están en Youtube (Del San Pablo al Bernabéu), escoltado por la policía y en dirección prohibida y justo cuando llegas al Bernabéu, que ya se ven las luces y es cuando te entra el gusanillo de que ahí tenemos que jugar ahora. Son estadios mucho más grande de lo que nosotros estamos acostumbrados, pero lo más llamativo fue ser escoltados por caballos, y cuando están girando la Castellana hacia la derecha, ves que el bus tiene que aflojar y avanzar muy poquito por toda la gente que hay. De hecho, en las imágenes se puede ver, porque nosotros lo grabamos desde dentro (del autobús), la cantidad de gente que había con sus banderas del Écija y gritando, intentando dar ese último aliento al equipo. Incluso cuando lo veo, porque lo tenemos cada uno de nosotros grabados porque Capa nos los entregó de recuerdo, se me pone la piel de gallina porque son momentos muy bonitos. El desplazamiento de tantos ecijanos a Madrid para vivir esa experiencia fue algo que uno guarda con orgullo en ese apartado que tenemos en el recuerdo”.


“Anquela o Lucas Alcaraz son los entrenadores que más me han marcado y más he aprendido”.


Tras dos buenas temporadas, ¿a qué se debió tú no continuidad?

“Cambiaron de entrenador y llegó Josep María Nogués, y decidieron que tenían que cambiar jugadores. Es la ley del fútbol, unos vienen y otros se van. Es cierto que yo quería continuar porque era una bonita etapa y estaba muy a gusto en Écija. No era una decisión mía y con la llegada del nuevo técnico, cosas del fútbol, pues se marchan unos y otros vienen. Dejo una etapa de dos años maravillosos que recordaré siempre”.

Tras una dilatada experiencia como jugador, decidiste probar en los banquillos, ¿quién te marcó para dar el salto como técnico?

“Hay entrenadores que siempre me han marcado. De todo el mundo se aprende cosas buenas y cosas malas. Si tengo que destacar alguno de los que he tenido pues me gustaría a Antonio Plaza, un entrenador que tuve en Jaén, Anquela o Lucas Alcaraz, que sigue todavía en activo, son los entrenadores que más me han marcado y más he aprendido. De todos siempre se aprende algo. Se trata de coger lo mejor y lo peor de cada uno, para luego tú darle tu toque para ver qué cosas te pueden funcionar”.

Sabemos tu afición por la magia, ¿qué hechizo hace Torres para conseguir 4 ascensos de categoría; 3 con el Linares (Regional Preferente a Segunda B) y 1 con el Torreperogil (División de Honor a Tercera)?

“Es cierto que la magia es un mundo que llevo mucho tiempo preparándome, y que tengo montado mi espectáculo y que vamos por muchas ciudades haciéndolo. Habla de los sueños, y ocurren cosas que ojalá alguna vez lo podamos ver en Écija porque merece la pena. En lo deportivo, es cierto que como entrenador me han marchado y me marchan muy bien. Tocamos madera para que eso siga así. Es entregar todo lo que tienes, tratar de poner toda esa experiencia que he tenido como jugador, que han sido 16 años a nivel profesional, tratar de ponerlo al servicio del equipo y luego exprimirlo al máximo para que ese talento o ese trabajo que tienen los jugadores a nivel individual pues lo pongan al servicio del equipo, y sobre todo esa unión en los vestuarios. Para mí es el principal secreto. Montar una familia dentro de un vestuario porque a lo largo de un año se pasan momentos malos y esta unión es la que va hacer luego que puedas dar un pasito al frente. Luego hay mucho trabajo detrás, que solo con unir un vestuario no te vale, pero si me das a elegir es una de las piezas más importante a la hora de empezar a construir esos puzles para que el año, en lo deportivo, sea bueno”.


“El fútbol tiene que ser para la gente del pueblo”.


Con el equipo de tu ciudad, el Linares Deportivo, has vivido grandes cosas. La afición allí es para quitarse el sombrero, ¿cómo se vive un partido en el Linarejos?

“Tiene ese espíritu, porque he tenido la fortuna de defender esa camiseta durante tanto tiempo y luego como entrenador, pero también como sufrirla de rival. Es uno de los campos que la presión se nota porque la gente está muy cercana y empuja mucho. Es uno de los campos que se respira ese ambiente antiguo de fútbol, que en muchos sitios, con la llegada de campos nuevos, pues se ha perdido”.

El club en Linares se refundó, y parece que las cosas van muy bien por allí (ahora jugará el play off de ascenso a Segunda B), ¿crees que es una medida que podría tomarse en Écija?

“Es uno de los espejos que se debería de mirar. El fútbol tiene que ser para la gente del pueblo y cogerlo gente del pueblo. En el momento que lo cogen empresarios de fuera y que buscan otro tipo de interés eso tiene fecha de caducidad. Es el primer paso para que un equipo desaparezca. Aquí se fundó el Linares Deportivo porque vino un empresario de fuera, que se pagaban contratos muy altos, y que en cuanto el empresario dice de marcharse nadie puede hacer frente a esos contratos que hay. Se fundó con aficionados de Linares y poco a poco el equipo fue creciendo tan rápido que a muchos de nosotros nos pilló por sorpresa porque me parece en 5 años estábamos en Segunda División B. Es un tiempo récord. El principal consejo que doy es que sea gente de la casa, que le guste el fútbol y que luego respete su espacio de directivo con lo deportivo, que tienen que ser otros los que tomen las decisiones, pero sobre todo que sea gente del pueblo porque va a querer lo mejor para el equipo de su tierra. En el momento que se empieza a inventar, que llegan empresarios de fuera es el primer paso para una desaparición porque así lo dice prácticamente la totalidad de equipos en los cuales eso ocurre”.

PropellerAds
Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA DE COMENTARIOS: Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.
Responsable: Jesús Rivera | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento. Por favor lea nuestra Política de privacidad antes de comentar.