José Manuel Borja: «En el fútbol actual tiene que haber sentimientos»

Borja nos cuenta sus inicios en el fútbol ecijano, con curiosas anécdotas como el fichaje de Raúl Pichardo por el Écija Balompié.

De José Manuel Borja Sotillo (Madrid, 1971) se puede decir que es un comodín ya que ha tocado muchos palos en el fútbol ecijano. En el Écija Balompié, en distintas etapas, ha desempeñado las tareas de entrenador, gerente y coordinador de cantera. Su trayectoria se extiende más allá de San Pablo. Dirigió al Écija C.F. en su primera temporada de la historia, aunque se acabó marchando en invierno, y en Montilla es donde cuenta con una estancia más larga, llevando al equipo vinícola a Tercera División, ascendiéndolo 25 años después.

Ante prácticamente mes y medio confinados y la dramática situación que azota a todo el mundo, con miles de personas fallecidas, ¿qué puede sacar José Manuel Borja de todo esto?

“Lo peor es el fallecimiento de tantas personas. Está por encima de todo. En lo que nos afecta a nosotros, con respecto al fútbol, es bastante doloroso. De estar compitiendo en una dinámica de vida más o menos normal pues hemos pasado a una situación en la que no conocíamos y tampoco sabemos por dónde va a desarrollarse. Es una situación muy difícil. Yo estaba entrenando fútbol base y los chavales pues se quedaron un poco sorprendidos por lo que estaba ocurriendo. A nivel deportivo les ha afectado bastante, aunque el tema más importante son las personas que han fallecido, que no tiene arreglo. El ser humano siempre sale de todo. Con el tiempo, paciencia y sobre todo con responsabilidad de cada uno pues saldremos de todo”.

No centramos en lo que nos gusta, lo futbolístico. Actualmente estás en Peloteros, con el equipo cadete B, que se sitúa en primera posición ¿qué balance haces de la temporada? 

“Después de unos cuantos de añitos sin entrenar, quizás tres, se me ofreció el proyecto de Peloteros en el verano. Cogimos el equipo cadete B, que son todos jugadores de primer año y que venían de jugar en Andaluza infantil. Empezamos titubeantes en la categoría, en las cuatro primeras jornadas solo sumamos 2 puntos. A raíz de la quinta jornada cogimos una racha muy buena, que nos pusimos entre los 3 o 4 primeros, y ya en la segunda vuelta, el inicio ha sido espectacular porque se ha empatado solo un partido de todos los que hemos podido disputar, y los demás se han ganado todo. Y lo que es lo más importante, se le ha ganado a rivales directo porque nos hemos enfrentado ya, a falta de 6 jornadas que quedaban en el grupo -que eran 5 jornadas porque teníamos que descansar en una-, hemos jugado con todos los rivales de arriba. En teoría nos quedaban rivales que solo se jugaban la clasificación, caso como San Roque, Mosquito, que ha estado todo el año en primera posición, o incluso el Atlético Oromana que también estaba apostando fuerte. Los jugadores han madurado muchísimo, la plantilla ha respondido a las expectativas que teníamos de primera hora. Ha sido un trabajo muy sufrido, como es el fútbol, pero a la vez es muy gratificante, sobre todo por empezar de menos a más en la competición”.

¿Cómo han estado los jugadores ecijanos?

“Hablando de los tres jugadores que tengo pues para mí han sido muy importantes. Han sido jugadores titulares o que participan, sobre todo Juan María Rosa e Ismael Rosa son lo que disputan prácticamente todos los encuentros. De hecho, han jugado con el cadete A, alternando incluso partidos con nosotros y el cadete A en la misma semana, con un esfuerzo importante. Son 2 futbolistas que para su primer año en categoría cadete pues han sido muy importantes. También Isaac Raya ha aportado muchísimo al equipo. A nivel personal, el hecho de ir con tres chavales de Écija y entrenar todos los días no es lo mismo que ir solo. Aguadulce está a 42 kilómetros de aquí de Écija, entonces nos venía muy bien la compañía que nos hemos dado, y sobre todo alternando desplazamientos pues ha sido genial. Son futbolistas muy válidos y que tienen una proyección bastante importante”.

Te pregunto sobre qué pasará con tu equipo, ¿logrará el ascenso?

“Hay 2 opciones claras: que se deje nula la competición, con lo cual no habría ascensos ni descensos, o bien la otra opción, mantener los ascensos y no tener descensos. Es probable. Si se mantiene ésa, pues tendríamos en División de Honor cadete un equipo y el otro lo tendríamos en Segunda. Lo que está claro que nosotros, a falta de 6 jornadas para que termine la liga y habiendo jugado todos los rivales de arriba, nadie puede decir que este equipo no merece ascender. Lo han demostrado, los jugadores han dado un rendimiento sensacional. Es cierto que tenemos un partido más que Mosquito, que va detrás de nosotros, pero también es verdad que ascienden 2 equipos en esta categoría”.

En la 2015/2016, aterrizaste en un nuevo proyecto, el que sacaba el Écija C.F. con un primer equipo, donde en el mercado de invierno te marchaste, ¿a qué se debió tu salida?

“Era un tema muy difícil. La exigencia era muy alta, el primero que me exigía era yo. Teníamos una plantilla espectacular y es cierto que cuando tienes una plantilla tan amplia y buena al final es como todo, tener contento a todo el mundo es bastante difícil. Era bastante complicado, y yo pensé en aquel momento -que estábamos segundos clasificados- lo que podía venir bien al club era pegar un cambio en la dirección deportiva para afrontar lo que quedaba de segunda vuelta en una buena disposición para intentar el ascenso. Es verdad que aquel año era muy difícil porque Santa María de Morón tenía un presupuesto enorme y tenía futbolistas de una categoría impresionante. Al final, el equipo terminó muy bien clasificado y al año siguiente consiguió el ascenso.

En aquel momento lo que motivaba era iniciar el proyecto, que fue lo difícil. Era una categoría nueva, empezando en Cuarta Andaluza, muy difícil aunque parezca sencilla. Se consiguió echar a arrancar el equipo y durante todo el año se demostró que era una idea muy buena”.


Sobre el Écija C.F.: “El factor económico está haciendo mucho daño en estas categorías”.


Como habrás conocido el equipo celeste dejó de competir justo antes de comenzar el estado de alarma, ¿qué opinas sobre otro varapalo en el fútbol ecijano?

“Es una pena, se no está cayendo todo al fin y al cabo. Por una razón o por otra, al final pasa lo de siempre; uno por tema económico y otro por tema deportivo, es difícil. Lo que está claro, en estas categorías de fútbol amateur que no se percibe sueldo por parte de los jugadores, a veces el compromiso es complicado de primera hora. He estado entrenando en Montilla y la verdad que el factor económico, a estas categorías, le ha hecho mucho daño. Y luego el hándicap de todos los futbolistas de Écija, vemos que hay gente que está estudiando, el trabajo, la situación económica de las casas que hay que trabajar por encima de los demás. El fútbol se ha hecho muy difícil en las categorías inferiores. O tienes un gran presupuesto y tienes muchos recursos, o al final te encuentras que padeces mucho. Al final no sé las razones exactas que han podido llevar a esto, pero creo que han debido de ser bastante importantes para llevar a esa decisión. El compromiso es muy complicado y sobre todo el factor económico es importante y está haciendo mucho daño en estas categorías”.

Antes de llegar al escalón más bajo del fútbol provincial, 2 temporadas antes sustituiste a José Ángel Garrido en el banquillo del Écija Balompié. Aquella fatídica campaña llevó al equipo azulino a la Tercera División y donde precisamente dimitiste poco después de que llegara el nuevo grupo, ¿cómo viviste todo aquello?

“Ese año iniciamos la temporada como coordinador de cantera, la verdad que estábamos muy a gusto, haciendo un buen trabajo con el fútbol base, intentando poner unos pilares que a partir de ahí arrancáramos y empezáramos a dar la seña de identidad que queríamos para el Écija Balompié, pero surgió el tema de la sustitución de Garrido y el club habló conmigo, que si estaba dispuesto a hacerme cargo del equipo. En un principio fue de forma provisional y luego se me confirmó como entrenador de la primera plantilla. Hasta ahí bien, aunque los resultados no fueron buenos. Es cierto que fueron 3 partidos los que ganamos, pero era muy complicada la época del club. Cuando hubo un cambio de directiva yo creo que en la rueda de prensa, el que me conoce, entendió perfectamente lo que yo quería decir. No estaba dispuesto a entrenar un equipo con lo que podía transmitirme la directiva que llegó en aquel momento. Está claro que la anterior sí te daba toda la confianza, que eran gente de Écija y sabíamos todos lo que queríamos, pero con ese cambio que hubo pues yo creo que no me equivoqué, al final la cosa salió por donde salió. Estaba acostumbrado a estar en el Écija con gente del pueblo, que son los que lo han dirigido siempre y a los que nos duele como yo digo, y cuando vinieron estos señores creo que los calificativos ellos solos se lo aplicaron. Fue totalmente un desastre para un club como el Écija Balompié. Tenía claro que no estaba dispuesto a aguantar eso ni mucho menos. Una cosa es el tema deportivo, que puede salir o no, pero en el fútbol hay muchísimas más cosas. Uno lleva muchos años ya y mucha experiencia con mucha gente”.


“Yo sentía el proyecto como nuestro. En la época de Montilla fui muy feliz”.


Tu proyecto más largo y que trajo el fruto de un ascenso a Tercera División fue en Montilla. Allí permaneciste 3 temporadas (2010/2013) y reuniste a varios ecijanos. ¿Qué nos puedes decir de aquel ascenso y del breve periodo que lo entrenaste en categoría nacional?

“Fueron 3 temporadas como tú bien dices, pero las 2 primeras fueron espectaculares. La primera, quizás, muy sufrida porque nos hicimos cargo en noviembre y costó mucho trabajo arrancar y ganar partidos. Después de hacer una segunda vuelta espectacular pues conseguimos salvarnos en la última jornada, nos lo jugamos todo a la última carta. Era Primera Andaluza, teniendo en cuenta que era bi-provincial, era Córdoba y Sevilla y había un potencial enorme, costó muchísimo trabajo y nos escapamos del descenso en la última jornada. A raíz de ahí, el club habló conmigo y quería que continuara con el proyecto. El año siguiente el proyecto, en lo económico y en lo deportivo, fue muy similar al del año anterior, es verdad que llevábamos muchos jugadores de Écija, quiero recordar que el segundo año íbamos 2 coches completos, con 9 jugadores. Hicimos un trabajo grandísimo, empezamos con una buena dinámica de equipo, se conseguían resultados y cuando nos dimos cuenta teníamos en la primera vuelta 41 o 44 puntos. Insistimos y seguimos apretando, los jugadores creyeron en ello y se consiguió un ascenso jugando un play off con Xerez Deportivo, un play off a ida y vuelta; con un resultado de Jerez y Montilla de 0-0, e incluso la prórroga aquí en casa, y en los penaltis pues conseguimos el ascenso. Fue una época genial. Esos 2 primeros años pues el grupo de jugadores que teníamos, la mayoría de ellos jugaron en categoría nacional. Fue de las épocas más felices como entrenador. Luego lo que pasa en el fútbol, se hace un presupuesto no acorde a la categoría de Tercera División, que era muy fuerte en aquella época, y claro no hacer un presupuesto como tú querías pues las cosas no salen, la directiva se pone nerviosa y toca romper la baraja por el lado más fácil. Yo sentía el proyecto como nuestro, me tocó a mí y me cesaron, y a partir de ahí a pensar en otra cosa y a seguir luchando. En la época de Montilla fui muy feliz”.

Desde 1996, Borja llevaba ligado al Écija Balompié, en distintas parcelas, “empecé a entrenar en el año 1996, cuando el equipo estaba en Segunda, entrenando a infantiles, luego cadete, que quizás fue donde estuve menos tiempo porque estuve 1 año nada más, entrené juveniles y a raíz de estar entrenando juveniles, con los problemas económicos del año 1999, que el equipo estaba en el encierro, un día coincidí en una labor profesional con José Luis Montes, que en paz descanse, y me ofreció la posibilidad de entrenar con el primer equipo. Yo trabajaba por las mañanas y por las tardes era cuando estaba disponible. El equipo en aquella época entrenaba cuando podía, en función del problema que existía, pues empecé a entrenar tanto llevando el juvenil, que estaba en Preferente de Sevilla alternándolo como segundo entrenador del primer equipo, en Segunda B con José Luis Montes. Conseguimos la salvación del equipo, fue un año espectacular. Fue un mérito terrible, por las circunstancias que estábamos de encierro. Recuerdo que parte del equipo entrenaba en el estadio San Pablo y la otra parte se quedaba en el ayuntamiento para que no pudieran desalojarlos. Imagínate medio equipo en un lado y el otro medio en otro. Luego, se solucionaron todos los problemas en verano y fue precisamente estando de viaje de bodas, porque me casé en mayo, me llamó José Luis Montes, me dijo que si estaba dispuesto a ser el segundo entrenador del equipo. Yo encantado. La idea me pareció fenomenal. Alterné con llevar el juvenil A. Fue una experiencia muy buena en Segunda B, estuvimos con Pepe Herrainz como presidente, que en paz descanse, y la verdad que fueron momentos muy buenos. Recuerdo una anécdota, fuimos a fichar a Raúl Pichardo. Nos desplazamos a Huelva, al colegio Marista; era un campo de albero. Fuimos José Luis Montes, Pepe Herrainz y yo. En principio no nos gustó mucho en una primera toma de contacto, pero con el paso del tiempo estuvo con nosotros y al final fue un jugador querido por la afición ecijana y un futbolista importante en Écija”.


“El fútbol actual tiene que funcionar como una empresa, es cierto, pero tiene que haber sentimientos también”.


Seguidamente, se centró solo en la dirección deportiva, “cuando José Luis Montes decidió marcharse a Algeciras porque tenía una oferta muy importante, consiguió el ascenso a Segunda. Ahí fue cuando la directiva me ofreció hacerme cargo de la dirección deportiva. Estaba Manolo Morejón de presidente y estaba también Sebastián Callejón, y nos hicimos cargo de la dirección deportiva. La primera decisión fue buscar un entrenador. Buscamos a Paco Chaparro y estuvo 2 años muy buenos con nosotros, compitiendo como un equipo de los punteros del grupo. Aprendimos muchísimo con Paco. Yo era muy joven, me saqué el título nacional en aquella época”.

Con la marcha del trianero, Borja se multiplica en sus funciones, “vino Miguel Rivera con nosotros. El primer año estuve con él como director deportivo. A raíz de ahí, el siguiente año de Rivera fue como delegado del equipo y llevando todas las funciones del club, porque en aquella época nos quedamos un poco huérfanos de gente en el club. Fueron buenos momentos”.

Cuando el grupo comandado por Roberto Ríos, Rafa Gordillo y Ramón Moyano, se hacen cargo del club, a José Manuel le ofrecieron la parcela de gerente durante tres años, pudiendo también vivir la época más dorada de la cantera, llegando a dirigir al último juvenil que jugó en División de Honor,  “fue un año complicado. El año anterior, con Juanmi Puentenueva, el equipo consiguió la salvación, que ya era difícil, mantener un equipo en División de Honor, una ciudad como la nuestra, es muy difícil. Teniendo en cuenta que nos medíamos a unos equipos con un nivel profesional. El año siguiente, aparte de compartir las tareas con lo que era la gerencia del club, me hice cargo del equipo juvenil, y la verdad que fue muy difícil desde el principio, con muchísimas dificultades y por desgracia descendimos de categoría”.

Sobre la élite de la categoría juvenil nos dijo, “es muy bonita pero digo como todo, las categorías cuando están por encima de nosotros más que bonita puede ser una tortura. Es cierto que era una categoría muy grande y nos costó. También ese año empezó a haber algunos problemas económicos entre comillas y esa categoría necesita de jugadores de fuera. Se descendió el equipo, pero al final lo importante es que el equipo, en los últimos 8 o 10 partidos, compitió a un nivel muy importante. También había jugadores que alternaban primer equipo con nosotros, era bastante difícil. Muchas veces para estar en las categorías de arriba se necesitan medios. Y es verdad que se pusieron todos. Hubo también creo recordar un ascenso del cadete a autonómica. Hoy que parece inviable, los jugadores no pagaban nada. Estaba Manolo Wic como coordinador de cantera, que hizo una labor sensacional”.

Todo esto se deja atrás, y más en la situación actual del Écija Balompié, “me da mucho sentimiento y mucha pena. Cuando te dicen que va a desaparecer y llegar al punto que hemos llegado, no te lo crees. Fue seguir unos pasos que condujo a esta situación dado lo que venía de atrás. Te pones a recordar un equipo como el nuestro, que la temporada que yo estuve de entrenador desciende, hace el esfuerzo y consigue ascender a Segunda B con lo difícil que fue, y desciende al año siguiente pues la verdad que es doloroso para los que somos aficionados al Écija. Este equipo era el más antiguo en el grupo IV de Segunda B. No es una casualidad”

Sobre el mecanismo actual del fútbol, el ecijano nos comenta, “a veces, nos pensamos que tiene que funcionar como una empresa, es cierto, pero tiene que haber sentimientos también. Entonces sentimientos ahí no había ninguno”

Finaliza con una reivindicación, “tenemos que intentar, que por lo menos el nombre de Écija en el fútbol vaya donde tiene que estar. No es por decirlo, es que se merece ser el tercer equipo de la provincia de Sevilla, tras Sevilla F.C. y Real Betis Balompié, como lo ha sido siempre”.

Conoce la trayectoria de José Manuel Borja en Astigipedia, la base de datos de futbolistas y entrenadores astigitanos.

PropellerAds
Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA DE COMENTARIOS: Este es un espacio para el debate. Se publicarán todos los comentarios que, a favor o en contra de la publicación, sean respetuosos y no contengan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la legislación vigente.
Responsable: Jesús Rivera | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento. Por favor lea nuestra Política de privacidad antes de comentar.